Pensamiento computacional: una nueva exigencia para la educación del siglo XXI
323
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
Pensamiento computacional: una nueva exigencia para la educación del siglo XXI
Computational thinking: a new demand for education of the 21st century
Edith Soria Valencia
*
Carol Rivero Panaqué
**
Resumen
En el actual siglo XXI, se requiere de ciudadanos preparados para enfrentar profundos cambios y retos,
especialmente, en la vida y el trabajo. De esta manera, para una adecuada toma de decisiones en el mundo de
hoy, complejo y cambiante, se necesitan desarrollar diferentes habilidades en las personas que les permitan
desenvolverse adecuadamente. Por ello, la educación debe ser un pilar fundamental en la construcción de
esta sociedad mediante la promoción de habilidades, como por ejemplo aquellas relacionadas al pensamiento
computacional, considerando el pensamiento crítico y en donde se pueda descomponer un problema, procesar
datos, crear procedimientos y generalizarlos. Por lo tanto, a través de este estudio, se reexionará sobre la
importancia del pensamiento computacional y se analizará sus aproximaciones conceptuales. Así también, se
considerarán los elementos que lo componen y nalmente, se revisarán algunas experiencias de interés sobre la
enseñanza del lenguaje de programación y pensamiento computacional.
Palabras clave: Pensamiento computacional. Educación. Resolución de problemas. Habilidades computacionales.
Aprendizaje.
Abstract
In the current 21st century, citizens are required to face deep changes and challenges, especially in life and work.
In this way, for an adequate decision making in today’s world, the complex and the changing, skills must be
developed for the people that allow them to develop properly. Thus, education must be a fundamental element
in the construction of this society through the promotion of skills, for example, those related to computational
thinking, critical thinking and the context in which a problem can be decomposed, data processing, create
procedures and generalize them. Therefore, through this study, we will reect on the importance of computational
thinking and analyze it conceptually. Also, the elements that compose it will be considered and nally, some
interesting experiences on the teaching of programming language and computational thinking were reviewed.
Keywords: Computational thinking. Education. Problem solving. Computer skills. Learning.
*
Doctora en Educación y Magíster en Educación. Coordinadora de Investigación de la Maestría en Integración e Inno-
vación Educativa de las TIC na Pontifícia Universidad Católica del Perú, Perú. E-mail: edith.soria@pucp.pe
**
Doctoranda en Ciencias de la Educación. Magister en Ingeniería de Medios para la Educación por el Consorcio Euro-
mime - Unión Europea. Profesora Asociada del Departamento de Educación de la Ponticia Universidad Católica del
Perú. Directora de la Maestría en Integración e Innovación Educativa de las TIC - Pontifícia Universidad Católica del
Perú, Perú. E-mail: crivero@pucp.pe
Recebido em 01/10/2018 – Aprovado em 24/01/2019
http://dx.doi.org/10.5335/rep.v26i2.8702
Edith Soria Valencia, Carol Rivero Panaqué
324
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
Introducción
En la actual sociedad digital, los niños, jóvenes y adultos necesitan aprender
y practicar nuevas habilidades, para lograr un mejor desenvolvimiento. Estos
aprendizajes van relacionados al desarrollo de un pensamiento computacional
orientados de forma creativa a generar nuevas posibilidades de respuesta ante los
diversos problemas que surgen en un entorno que cambia constantemente debido
a la incursión tecnológica.
De acuerdo con Balladares, Avilés y Pérez (2016), la tecnología está presente
en diferentes contextos y en una amplia variedad de formas que se aproximan a
los estudiantes en las diversas etapas del ciclo educativo. Entonces, pensar en un
currículo adecuado a estas etapas educativas, lleva a reflexionar sobre los dominios
conceptuales que demandará en cada una de ellas. Ello, también, permite considerar
la capacitación de profesores y plantear un nuevo paradigma de enseñanza –
aprendizaje cuantitativo, intuitivo y de ensayo y error (RINCÓN; ÁVILA, 2016).
En este marco, se debería abordar de manera inteligente, los diversos problemas
que se presentan en esta sociedad, utilizando técnicas y estructuras que se usan
en las ciencias de la computación (BASOGAIN; OLABE; OLABE, 2015). Así, se
partiría de la abstracción hacia el pragmatismo, transitando de las ideas hacia
un mundo real. Por ello, el pensamiento computacional como nueva competencia
del siglo XXI, debería ser incluida en la formación de todos las personas en las
diferentes etapas educativas (educación básica y educación superior).
De todas maneras, pensar en la visibilización del pensamiento computacional
en el sistema educativo demanda la inclusión de cambios normativos. De ahí
que surgen ciertas limitaciones en su promoción, pues ello responde a decisiones
políticas de las autoridades. Sin embargo, se hace necesario considerarlo, puesto
que el pensamiento computacional ayuda a la toma decisiones de una manera
ordenada, secuenciada, lógica, sin ambigüedades y permite la posibilidad de
manipular objetos, transformarlos y crearlos, y convertir una idea en una acción,
oportunidades potentes para facilitar la adquisición de habilidades.
Referencia histórica sobre el pensamiento computacional
Plantear el pensamiento computacional, como una estrategia de aprendizaje
en pleno siglo XXI, nos remonta a la década de los ochenta (siglo XX), donde el
desarrollo del aprendizaje de la geometría, fue la experiencia más próxima al tema,
Pensamiento computacional: una nueva exigencia para la educación del siglo XXI
325
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
a partir de un lenguaje de programación denominado “Logo”. En este esquema
de los años 80, confluían las ideas de Dewey, Piaget y Vygotsky, las cuales fueron
materializadas por Seymour Papert (VALVERDE; FERNÁNDEZ; GARRIDO,
2015) y generó una propuesta disruptiva en dicha década.
Revisando la literatura, “Logo” fue el primer lenguaje de programación basado
en un enfoque pedagógico que permitió el aprendizaje de matemáticas, cibernética
y ciencias de una forma innovadora. A partir de esta primera experiencia, surge
años más tarde “Scratch”, como un entorno de programación con gran potencialidad
educativa (VALVERDE; FERNÁNDEZ; GARRIDO, 2015; PÉREZ; ROIG-VILA,
2015). En este punto es importante destacar que un objetivo clave del diseño de
Scratch fue apoyar el aprendizaje autodidacta a través de la práctica personal y la
colaboración con otros (BASOGAIN; OLABE; OLABE, 2015).
Este escenario inicial, tal como señala Zapata (2015), da cuenta de un proceso
de alfabetización digital, donde se desarrolló un esfuerzo de adaptación a los
nuevos medios de comunicación, representación y proceso de la información entre
humanos. Sin embargo, es importante destacar que en la década de 1990, el término
“alfabetización digital” tuvo un mayor tratamiento por diversos autores. Lo común
fue plantear que la alfabetización digital significó esencialmente la capacidad
de leer y comprender elementos de información en los formatos de hipertexto o
multimedia. El desarrollo del hardware y el software durante este tiempo no brindó
mayor variedad de aplicaciones y el usuario tenía que realizar diferentes tareas, lo
cual complicaba su uso (ZAPATA, 2015). Por ello, no era un entorno favorable a la
enseñanza y aprendizaje. Sin embargo, al paso del tiempo, el uso de los diversas
aplicaciones y entornos se hizo más sencillo (VALVERDE; FERNÁNDEZ; GARRIDO,
2015) y este análisis evolutivo sobre la alfabetización digital, fue la antesala para el
surgimiento de una nueva corriente, llamada “pensamiento computacional”.
Pensamiento computacional: una aproximación conceptual
Las Tecnologías de la Información y la Comunicación, desde su aparición, han
generado una serie de transformaciones vertiginosas en la sociedad. Las entidades
educativas no son ajenas a este cambio, pues la dinámica pedagógica ha permitido
generar un mayor protagonismo del alumno y el uso de estrategias metodológicas
alternativas que desarrollan la creatividad de los estudiantes.
En dicho marco, diversos autores como Zapata (2015) y Rincón y Ávila (2016)
han señalado la necesidad de promover una alfabetización digital orientada al
Edith Soria Valencia, Carol Rivero Panaqué
326
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
aprendizaje de la programación y a la capacidad de utilizar las fuentes digitales
de forma eficaz. Lo planteado, perfila la necesidad de incluir en la formación de los
estudiantes, el desarrollo de una nueva competencia que debería ser lograda en la
formación escolar de todos los estudiantes (ESPINO; GONZÁLEZ, 2015; ZAPATA,
2015). Ahora bien, la alfabetización digital no es exclusiva de los espacios formales,
es evidente que también se aprende en ámbitos informales. Sin embargo, no basta
solo con conocer o usar las tecnologías, sino que el estudiante debe incorporarlas
a sus procesos de creación, innovación y gestión del conocimiento a través del
pensamiento computacional (BALLADARES; AVILÉS; PÉREZ, 2016).
Una primera y errónea idea que se tiene del pensamiento computacional es
suponer que es exclusivo de los ámbitos de la ingeniería informática y computación.
En realidad, hay una relación directa con la educación pues existe mucho esfuerzo
en incorporarlo en los proyectos, juegos, entornos de programación, etc., en el
currículum de escuelas y universidades (BASOGAIN; OLABE; OLABE, 2015).
Lamentablemente, la conceptualización siempre ha estado restringida al dominio
de la tecnología o pulsaciones del teclado; y, en realidad, tiene que ver con el dominio
de las ideas (ZAPATA, 2015). Por ello, la labor pedagógica para el desarrollo del
pensamiento computacional, no puede ni debe estar orientado solo al desarrollo de
habilidades técnicas; sino, al desarrollo de capacidades que permitan un pensamiento
reflexivo y resolutivo de problemas que atienda las necesidades sociales de diferente
tipo con ayuda de herramientas informáticas, que son tan comunes en nuestro
medio (BALLADARES; AVILÉS; PÉREZ, 2016). En otras palabras, “el poder del
pensamiento computacional no está en aprender a programar, está en entender cómo
podemos expresar una idea utilizando una computadora o cualquier herramienta
que permita insertar instrucciones” (RICO; BOSAGAIN, 2018, p. 30).
La International Society for Technology in Education (ISTE) y la Computer
Science Teachers Association (CSTA), afirman que el pensamiento computacional
es un enfoque para resolver un determinado problema que empodera la integración
de las tecnologías digitales con ideas humanas (SÁEZ; CÓZAR, 2017; RINCÓN;
ÁVILA, 2016; SEGREDO; MIRANDA; LEÓN, 2017) y tiene diversas características
que corresponden al pensamiento científico (ESPINO; GONZÁLEZ, 2015). Por
otro lado, Rojas y García (2018), afirman que el pensamiento computacional es un
proceso cognitivo cuyo propósito es generar soluciones a los diversos problemas que
se presentan, apoyados en el uso de la abstracción, la descomposición, el diseño
algorítmico y, permite el desarrollo de habilidades como; el pensamiento crítico, la
creatividad y la innovación (LLORENS et al., 2017). Esta forma de pensamiento
Pensamiento computacional: una nueva exigencia para la educación del siglo XXI
327
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
se manifiesta en las múltiples actividades diarias que parten de tareas sencillas,
como leer, realizar algún cálculo matemático y hasta dar solución a un problema
(RICO; BASOGAIN, 2018; PALENCIA, 2017).
Como se aprecia, en los diversos aportes de los autores revisados sobre
pensamiento computacional hay una constante que se mantiene presente en estas
aproximaciones conceptuales, y se refiere a la necesidad de resolver problemas
utilizando para ello diversos elementos como las matemáticas, el pensamiento crítico,
la creatividad, la integración de las tecnologías digitales, la innovación y el trabajo
colaborativo.
Partiendo de esta premisa, se puede diseñar un programa curricular basado
en el pensamiento computacional; donde se enseñe a los niños, múltiples niveles
de abstracción, se promuevan las habilidades no memorísticas o mecánicas,
y se fortalezca la promoción de ideas creativas, que considere una interacción
interdisciplinar. En otras palabras, se puede desarrollar en los estudiantes, el
pensamiento crítico en alianza con los conceptos insertos en la computación, tales
como abstracción, algoritmos, lenguajes de programación, simulación, modelos de
estructura de datos e inteligencia artificial, entre otros (ZAPOTECATL, 2014).
Habilidades del pensamiento computacional
El pensamiento computacional es hoy en día un tema de mucha discusión
(COMPAÑ et al., 2015), y cuyo mayor logro es potenciar habilidades relacionadas
con la resolución creativa de problemas (PALENCIA, 2017). Estas habilidades,
según Vilanova (2018) se apoyan en una serie de actitudes que son dimensiones
esenciales del pensamiento computacional. Estas actitudes incluyen:
a)
Confianza en uno mismo para el manejo de la complejidad;
b) Perseverancia al enfrentar problemas difíciles;
c) Tolerancia frente a situaciones ambiguas;
d) Habilidad para combatir problemas no estructurados.
Por lo tanto, las habilidades de un estudiante con pensamiento computacional
supera la capacidad de la apropiación técnica y le incorpora habilidades para afrontar,
entender y resolver problemas con mayor eficacia, lo cual le permita solucionar
problemas en los diversos ámbitos de la vida (PALENCIA, 2017). De esta manera, es
indispensable entender los conceptos técnicos respectivos de forma progresiva y contar
con las actitudes necesarias para lograrlo. Estos dos elementos deben fortalecerse
Edith Soria Valencia, Carol Rivero Panaqué
328
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
desde los primeros años de formación y, probablemente mucho antes que el niño(a)
ingrese a la escuela, y luego, debe continuar en los diferentes niveles de la educación.
Vivimos una nueva etapa donde las competencias relacionadas con la programación
se consideran habilidades básicas; así como, la lecto-escritura y las matemáticas. Ello
exige que el sistema educativo realice ajustes inmediatos ante este nuevo panorama
(ESPINO; GONZÁLES, 2015). Bajo esta premisa, las entidades educativas tienen el
gran reto de incluir un aprendizaje adicional; como es el desarrollo del pensamiento
computacional, que les permita a los alumnos poder definir con facilidad criterios que
los conduzcan de forma pertinente a la toma de decisiones (RINCÓN; ÁVILA, 2016).
Es por tanto, una competencia compleja de alto nivel (VALVERDE; FERNÁNDEZ;
GARRIDO, 2015), la cual se debería evidenciar en la actitud y las habilidades que
todas las personas deberían tener y que no solo tendría que ser exclusividad de los
profesionales informáticos (WING, 2008). Es claro, que la programación no es solo
una competencia cognitiva, sino también, una competencia social y cultural que se
usa para participar en grupos (VILANOVA, 2018).
De esta manera, el pensamiento computacional desarrolla diversas habilidades
y procesos, como los que podemos ver a continuación desde los aportes de algunos
autores:
Tabla 1 – Pensamiento computacional y fortalecimiento de habilidades
Balladares, Avilés y Pérez (2016) Rincón y Ávila (2016) Sáez y Cózar (2017)
Analizar los efectos de la computación y definir
los alcances, ventajas así como limitaciones
que pueden presentar el uso de herramientas
informáticas para la solución de un problema.
Producir artefactos computacionales que per-
mitan producir las propias tecnologías.
Usar abstracción y modelos y a partir de ellos
construir modelos que permitan analizar o mo-
dificar sus condiciones.
Analizar problemas y artefactos, que permitan
resolver problemas.
Reconocer y generalizar patrones para clasi-
ficados.
Algoritmización, es decir organizar procesos
secuenciales lógicos de forma que resuelvan
problemas.
Comunicar procesos y resultados, que permi-
tan que la información sea puesta al servicio
de la sociedad.
Trabajar de forma efectiva en equipo compar-
tiendo experiencias e ideas.
Formular problemas de tal ma-
nera que sea posible utilizar
computadoras y otras herra-
mientas para solucionarlos.
Organizar datos de manera ló-
gica y analizarlos.
Representar datos con el re-
curso de las abstracciones,
como modelos y simulaciones.
Automatizar soluciones me-
diante el pensamiento algorít-
mico.
Identificar, analizar e imple-
mentar posibles soluciones
para encontrar la combinación
más eficiente y efectiva de pa-
sos y recursos.
Generalizar y transferir el pro-
ceso de solución de problemas
a una gran diversidad de es-
tos.
Pensar recursivamente.
Procesar en paralelo.
Generalizar el análisis di-
mensional.
Juzgar un programa por
simplicidad de diseño.
Utilizar abstracción y des-
composición en un pro-
blema complejo o diseño
de sistemas complejos.
Elegir una correcta repre-
sentación o modelo para
hacer tratable el proble-
ma.
Utilizar el razonamiento
heurístico para encontrar
la solución.
Nota: elaboración propia. Tomado de Balladares, Avilés y Pérez (2016); Rincón y Ávila (2016); Sáez y Cózar (2017).
Pensamiento computacional: una nueva exigencia para la educación del siglo XXI
329
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
A la luz de estos aportes, se puede inferir que el desarrollo del pensamiento
computacional permite promover múltiples habilidades y procesos, que no se
reducen al dominio técnico de la programación; sino que, incorporan habilidades
sociales. Además, el fortalecimiento del pensamiento computacional promueve
un desarrollo cognitivo superior, donde la abstracción, iteración, aprendizaje
colaborativo y meta cognición, terminan siendo sus componentes indispensables.
En relación al primer componente, la abstracción es la habilidad que se
desarrolla a partir del pensamiento computacional, que permite crear y hacer uso
de diferentes niveles de abstracción, para entender y resolver óptimamente los
problemas (PÉREZ; ROIG-VILA, 2015). En tal sentido, “las abstracciones para la
computación son ‘las herramientas mentales’ y las computadoras las herramientas
‘metálicas’ que automatizan estas abstracciones” (ZAPOTECATL, 2014, p. 9).
Esto ocurre, pues las abstracciones son simbólicas y, por ello, tienden a ser más
complejas que las de ciencias matemáticas y físicas (WING, 2008).
La iteración es un componente del pensamiento computacional y muchas
veces, se asocia a procedimientos repetitivos. Sin embargo, es importante
considerar que el diseño de un proyecto no es un proceso secuencial, es adaptativo.
Por tanto, hay aprendizajes básicos, en las primeras etapas de desarrollo, donde
se pone en marcha un sistema de pensamiento de este tipo (ZAPATA, 2015). El
fortalecimiento del pensamiento computacional, se enriquece al paso de los años,
llegando así a constituirse en un proceso cognitivo superior.
En cuanto al aprendizaje colaborativo, parece extraño pensar en la
incursión de este término dentro del pensamiento computacional; sin embargo, la
complejidad del desarrollo y arquitectura en el mundo computacional hace necesario
pensar en la promoción de actividades colaborativas y distanciarse de la idea de
un trabajo aislado. Generar nuevas ideas a partir del aprendizaje computacional,
exige promover fuertes olas de trabajo y comunicación que permitan hacer posibles
proyectos comunes. A partir de la premisa, se puede considerar que la formación
en valores constituye un elemento indispensable en el desarrollo del pensamiento
computacional (ZAPATA, 2015).
Otro proceso importante es la metacognición que permite a la persona
plantear acciones para afrontar un problema y tomar decisiones para resolverlo.
En el desarrollo del pensamiento computacional, este componente es clave,
pues se considera como una estrategia que lo lleva a analizar y procesar toda la
información relacionada en torno a un problema y con ello, a buscar soluciones. Por
tanto, se requiere de una planificación de habilidades y destrezas que se aplican
Edith Soria Valencia, Carol Rivero Panaqué
330
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
en función de las tareas a desarrollar. La metacognición exige que el estudiante
tenga plena conciencia de la situación - problema sobre la cual va a aplicar algún
nivel de respuesta. Asimismo, es necesario que el estudiante reconozca los recursos
cognitivos con los que cuenta para hacer frente a dicha situación – problema.
Pensamiento computacional en educación básica y educación superior
¿desarrollo cognitivo o perspectiva socioconstructivista en la educación?
El aprendizaje es un proceso social y, la presencia de las tecnologías de la
información y la comunicación perfilan una nueva ecología de aprendizaje, donde la
motivación, la participación y la colaboración son indispensables pues la interacción
de los estudiantes con la tecnología se genera en un contexto social (VALVERDE;
FERNÁNDEZ; GARRIDO, 2015). Por ello, de acuerdo con Vega y Espinel (2010) es
conveniente que el estudiante desde su formación inicial en la escuela conozca la
importancia y significatividad de esta área del conocimiento como un medio para
la resolución de problemas (PÉREZ; ROIG-VILA, 2015).
El pensamiento computacional no está dirigido solo al desarrollo de
competencias cognitivas, como equivocadamente a veces se piensa; sino, que está
orientado a generar una nueva ecología para el aprendizaje dentro de un contexto
social. Por ello, el pensamiento computacional es una competencia social y cultural
que invita al trabajo colaborativo.
Desde esta perspectiva, enseñar programación no consiste en enumerar
una serie de estructuras de programación indicando para que sirve cada una de
ellas. Se trata de que el estudiante aprenda a pensar, a analizar una situación y
a diseñar el método de resolución más adecuado, dejando al margen el lenguaje
de programación. Se trata de un objetivo muy complejo que requiere un esfuerzo
importante de abstracción; aún más, si tiene que expresarla en forma de un
algoritmo (COMPAÑ et al., 2015).
Por otra parte, Pérez y Roig-Vila (2015) señalan que promover el pensamiento
computacional en estudiantes universitarios es una labor difícil debido a que
la metodología de trabajo instruccional y los recursos tecnológicos educativos
aplicados no permiten desarrollar apropiadamente muchas de sus habilidades
como la abstracción y creatividad.
La programación en educación superior no se trata solo de escribir códigos,
se busca analizar determinadas situaciones, identificar sus componentes, modelar
Pensamiento computacional: una nueva exigencia para la educación del siglo XXI
331
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
los datos y procesos, y crear un programa. Es una tarea compleja que exige la
participación de equipos de profesionales.
En educación, la programación se puede usar como herramienta de modelado
para crear conocimiento y resolver problemas. Por ello, la programación debe
considerarse como una estrategia pedagógica que orienta al estudiante a un proceso
de co-creación de conocimiento creativo (ROMERO; LEPAGE; LILLE, 2017).
Como se muestra en la siguiente figura, existen cinco niveles de participación
creativa en la programación: (1) exposición pasiva a explicaciones centradas
en el profesor; (2) procedimientos paso a paso, con apoyo de tutoriales sobre
programación; (3) creación de contenido original a través de la programación
individual; (4) programación en equipo y finalmente; (5) co-creación participativa
del conocimiento a través de la programación (ROMERO; LEPAGE; LILLE, 2017).
Ver figura 1.
Figura 1 – Los cinco niveles de participación creativa en actividades de programación educativa
Fuente: tomado de Romero, Lepage y Lille (2017, p. 3).
Como podemos observar, la programación creativa requiere una participación
activa del estudiante y sus pares, que los involucre en el proceso de diseño y
desarrollo de co-construcción de conocimiento.
Edith Soria Valencia, Carol Rivero Panaqué
332
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
A continuación, analizaremos algunas experiencias que pueden ser interesantes
sobre la enseñanza de lenguaje de programación.
Experiencias de interés sobre la enseñanza de lenguaje de programación
Hoy en día se puede señalar que existen esfuerzos diversos por incorporar el
pensamiento computacional en los sistemas educativos. Por ello, hay experiencias
muy interesantes que se deben compartir para motivar nuevas iniciativas.
A nivel internacional, hay múltiples iniciativas que promueven la enseñanza
de la programación en la escuela secundaria. Una experiencia interesante es la
que brinda Estados Unidos, pues en el sistema educativo formal, ha integrado la
asignatura de Programación a la cultura educativa. Por ello, para los estudiantes
es habitual utilizar un lenguaje de programación como soporte a las Matemáticas,
Física, Química o incluso áreas que no son exclusivas de Ciencias. Hay un gran
esfuerzo en las escuelas por trabajar con herramientas que ayuden a una mejor
didáctica de la Programación. De esta manera, se valora el uso de entornos gráficos
que permitan el uso de estructuras lógicas y ayuden a desarrollar aplicaciones
gráficas vistosas, motivando a los estudiantes con las exigencias de sus respectivas
asignaturas y generando un progreso gradual en el aprendizaje (CARRALERO,
2011).
De la misma manera, ha surgido en este país, la iniciativa code.org
1
que
ha incorporado diversas herramientas didácticas cómo medio para enseñar
programación. Esta iniciativa se desarrolló en Estados Unidos, y su propósito
desde su creación ha estado orientado a promover la enseñanza de programación
motivando a los estudiantes por el estudio de carreras a nivel superior relacionadas
con el tema (BALLADARES; AVILÉS; PÉREZ, 2016).
En Estonia, la fundación “Tiger Leap Foundation” impulsa desde septiembre
de 2012 un programa denominado “ProgeTiger”, que estimula el aprendizaje de
programación de computadoras y creación de aplicaciones web y móviles en la
etapa de educación inicial. Esta iniciativa plantea diversos propósitos, como:
a) desarrollar entre los jóvenes el pensamiento computacional, la creatividad y las
habilidades matemáticas; b) demostrar que la programación puede ser interesante y
que cualquier persona puede aprender a programar; c) enseñar los fundamentos de
la programación a través de la actividad práctica; y d) enseñar a los alumnos a utilizar
diferentes lenguajes de programación adecuados a la edad (DÍAZ et al., 2014, p. 4).
Pensamiento computacional: una nueva exigencia para la educación del siglo XXI
333
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
Otros países que se han sumado a estos programas son, Israel, Nueva Zelanda,
Japón, Finlandia y Reino Unido, quienes tienen experiencias interesantes en torno
al desarrollo del pensamiento computacional.
Inglaterra, por ejemplo, desde el 2014 ha incluido formalmente en el currículo
educativo de la educación primaria y secundaria, el estudio del pensamiento
computacional y programación de ordenadores (BASOGAIN; OLABE; OLABE,
2015). El propósito desde sus inicios, ha sido fortalecer en los estudiantes,
habilidades para desarrollar programas utilizando su creatividad y apoyados en
asignaturas como: las matemáticas, las ciencias y el diseño (RICO; BASOGAIN,
2018). Asimismo, se considera que los estudiantes están en capacidad de crear
contenidos multimedia y; a la vez, desarrollar su competencia digital, en un mundo
que exige que cada estudiantes pueda ser capaz de usar y desarrollar sus ideas a
través de las diversas tecnologías (VILANOVA, 2018).
Además, es importante destacar que la gran experiencia de Inglaterra de incluir
el pensamiento computacional como parte de la estructura formal del currículo, ha
sido también considerada por Finlandia y Francia, quienes en estos dos últimos
años han incorporado a sus planes de estudio, el pensamiento algorítmico y la
programación desde los primeros grados escolares (RICO; BASOGAIN, 2018).
En el caso de América Latina, hay diversas iniciativas que están haciendo eco
sobre la necesidad de incorporar el pensamiento computacional a la formación de
los estudiantes en la educación básica y educación superior.
En los países de la región, la preocupación por el tema nace a la luz del
protagonismo de las TIC, hacia mediados de los años noventa, cuando el fenómeno
de la globalización generó que los gobiernos tomarán mayor interés por la presencia
de un nuevo escenario. Por ello, los países comenzaron a diseñar políticas públicas
acorde con la llamada “Sociedad de la información”. Sumado a ello, la inclusión de
las TIC dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas
(ODM), impulsó el protagonismo de las TIC en los diversos países (PEÑAHERRERA,
2012). Lamentablemente, este avance ha sido gradual y con dinámicas diferentes
en los diferentes países, donde algunos están iniciando la fase de brindar soporte
tecnológico a los sistemas educativos y otros países están iniciando la experiencia
de promover el pensamiento computacional como competencia de aprendizaje de
sus estudiantes.
Entre estas experiencias, Rico y Bosagain (2018) mencionan la iniciativa
destacable a nivel latinoamericano desarrollada en Colombia, a través del proyecto
“Introducción del pensamiento computacional en las escuelas de Bogotá y Colombia”
Edith Soria Valencia, Carol Rivero Panaqué
334
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
(RENATA/EHU), donde se ha implementado a diversos colegios, utilizando una
metodología blended o mixta basada en un ambiente virtual en la plataforma
Moodle, y la participación del profesor presencial en el aula. La intención a futuro
es poder integrarlo como un curso más al plan de estudios.
Otra iniciativa que se está desarrollando en Colombia, es el proyecto Coderise
cuya intención es posibilitar, además de la adquisición de las habilidades del
pensamiento computacional, la posibilidad de optimizar las condiciones económicas
de los jóvenes a través de la promoción de emprendimientos relacionado al tema
(BALLADARES; AVILÉS; PÉREZ, 2016). La iniciativa promueve
[…] el uso de Scratch en los Tecno-parques, como parte de la formación en programación y
creatividad de los jóvenes. La Fundación Compartir en los Computer Clubhouse de Bogotá
y la Fundación Telefónica, mediante el portal Educared, divulga y facilita talleres de
formación virtual sobre Scratch (PÉREZ; ROIG-VILA, 2015, p. 7).
Este lenguaje posibilita elaborar algoritmos para crear historias interactivas,
juegos y animaciones, los cuales facilitan la interacción con un conjunto de conceptos
computacionales comunes a muchos lenguajes de programación (BALLADARES;
AVILÉS; PÉREZ, 2016).
De acuerdo con Peñaherrera (2012) Ecuador es otro país donde se planteó la
necesidad de vincular la educación con las tecnologías. La primera iniciativa oficial
comenzó en el 2002, con la entrega de una PC a los maestros y la implementación de
un programa de capacitación sobre el uso del ordenador. En el 2006, formalmente se
afianzó la gestión de tecnologías a través de la constitución de un marco de políticas
TIC. Sin embargo, pese a estos esfuerzos por dotar de infraestructura tecnológica
a las escuelas y fortalecer las habilidades informacionales de los docentes, son
escasos los proyectos desarrollados basados en herramientas tecnológicas del
tipo Scratch. Únicamente se ha llevado a cabo un proyecto implementado por la
Escuela Politécnica del Litoral (ESPOL) a nivel de educación básica y otro por la
Universidad Yachay con niños de 8 a 12 años (PÉREZ; ROIG-VILA, 2015).
En Argentina, desde hace varios años, se promueven diversas políticas que
estimulan el estudio de carreras de Ingeniería e Informática. Para ello, se han
diseñado programas de becas que permiten estimular a los jóvenes a seguir estas
profesiones. Sin embargo, el Estado argentino ha visto por necesario comenzar a
trabajar con los jóvenes desde una edad más temprana en su formación. Por ello,
el currículo de las escuelas secundarias está en constante cambio y las TIC se
han incorporado en la escuela. Producto de ello, ha surgido el Programa Nacional
“Conectar Igualdad” y los Programas de Mejoras de la escuela secundaria técnica,
Pensamiento computacional: una nueva exigencia para la educación del siglo XXI
335
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
los cuales han permitido equipar a las entidades educativas con laboratorios de
computadoras e infraestructura de conectividad; además, de haber permitido
contar con el modelo uno a uno, que brinda una computadora por alumno (DÍAZ et
al., 2014).
Con todo lo mencionado anteriormente, es evidente que hay una preocupación
por el tema de las TIC, pero todavía hay una escasa atención al desarrollo del
pensamiento computacional.
Consideraciones nales
La integración del pensamiento computacional a los sistemas educativos se
constituye en el gran desafío para el siglo XXI. Por ello, es evidente que deben
sumarse esfuerzos en la sociedad para incluirlo en los currículos educativos
nacionales como una competencia indispensable en la formación de los estudiantes,
la cual no debe terminar en la educación básica; sino que, debe continuar en la
formación universitaria.
El pensamiento computacional no debe limitarse a la implementación de
una determinada asignatura dentro del currículo, debe visualizarse como un eje
transversal en el currículo que contribuya a la construcción de una ciudadanía en
equidad que elimine las brechas digitales y permita la resolución de problemas a
partir de la comprensión y el razonamiento.
Este nuevo escenario, exige que los docentes conozcan las diversas herramientas
y lenguajes que permitan el desarrollo del pensamiento computacional. Es un gran
desafío que invita a pensar en nuevas formas de dirigir los procesos de enseñanza-
aprendizaje y para lograrlo se requiere el compromiso y disposición de los docentes
con la finalidad de diseñar mejores prácticas educativas.
Nota
1
Organización sin fines de lucro, que tiene como objetivo incentivar a los estudiantes de colegios a aprender
sobre las Ciencias Computacionales.
Edith Soria Valencia, Carol Rivero Panaqué
336
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
Referencias
BALLADARES, J.; AVILÉS, M.; PÉREZ, H. Del pensamiento complejo al pensamiento
computacional: retos para la educación contemporánea. Sophia, Colección de Filosofía de la
Educación, Cuenca, v. 21, p. 143-159, 2016.
BASOGAIN, X.; OLABE, M.; OLABE, J. Pensamiento Computacional a través de la Programación:
Paradigma de Aprendizaje. Revista de Educación a Distancia, Murcia, v. 46, p. 1-33, 2015.
Disponible en: <http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=54741184006>. Acceso en: 15 ago. 2018.
CARRALERO, N. Entornos para enseñar programación en secundaria. Nuevos
Enfoques. QUADERNS digitales.NET, n. 70, 2011. Disponible en: <https://goo.gl/BztMsm>.
Acceso en: 20 jul. 2018.
COMPAÑ, P. et al. Enseñando a programar: un camino directo para desarrollar el pensamiento
computacional. Revista de Educación a Distancia, Murcia, v. 46, p. 1-15, 2015. Disponible en:
<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=54741184011>. Acceso en: 20 ago. 2018.
DÍAZ, J. et al. Experiencias de la Facultad de informática en la enseñanza de programación en
escuelas con software libre. En: DÍAZ, J. et al. Experiencias de la Facultad de informática en la
enseñanza de programación en escuelas con software libre. En: CONGRESO IBEROAMERICANO
DE CIENCIA, TECNOLOGÍA, INNOVACIÓN Y EDUCACIÓN, 1. Anales... Buenos Aires, 2014.
p. 1-19. Disponible en: <https://www.oei.es/historico/congreso2014/01memorias2014.php>.
Acceso en: 20 ago. 2018.
ESPINO, E.; GONZÁLEZ, C. Estudio sobre diferencias de género en las competencias y las
estrategias educativas para el desarrollo del pensamiento computacional. Revista de Educación
a Distancia, Murcia, v. 46, p. 1-20, 2015. Disponible en: <http://www.redalyc.org/articulo.
oa?id=54741184012>. Acceso en: 17 ago. 2018.
LLORENS, F. et al. La enseñanza de la informática, la programación y el pensamiento
computacional en los estudios preuniversitario. Education in the Knowledge Society, Salamanca,
v. 18, n. 2, p. 7-17, 2017. Disponible en: <http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=535554766001>.
Acceso en: 23 ago. 2018.
PEÑAHERRERA, M. Uso de TIC en escuelas públicas de Ecuador: Análisis, reflexiones y
valoraciones. Edutec – Revista Electrónica de Tecnología Educativa, Islas Baleares, n. 40, 2012.
Disponible en: <http://www.edutec.es/revista/index.php/edutec-e/article/view/364/101>. Acceso
en: 21 jul. 2018.
PÉREZ, H.; ROIG-VILA, R. Entornos de programación no mediados simbólicamente para el
desarrollo del pensamiento computacional. Una experiencia en la formación de profesores de
Informática de la Universidad Central del Ecuador. Revista de Educación a Distancia, Murcia,
v. 46, p. 1-22, 2015. Disponible en: <http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=54741184009>. Acceso
en: 22 ago. 2018.
PALENCIA, M. El pensamiento computacional para potenciar el desarrollo de habilidades
relacionadas con la resolución creativa de problemas. 3C TIC: Cuadernos de Desarrollo Aplicados
a las TIC, Alicante, v. 6, n. 1, p. 38-63, 2017.
RICO, M.; BASOGAIN, X. Pensamiento computacional: rompiendo brechas digitales y
educativas. EDMETIC, Córdoba, v. 7, n. 1, p. 26-42, 2018.
Pensamiento computacional: una nueva exigencia para la educación del siglo XXI
337
ESPAÇO PEDAGÓGICO
v. 26, n. 2, Passo Fundo, p. 323-337, maio/ago. 2019 | Disponível em www.upf.br/seer/index.php/rep
Este artigo está licenciado com a licença: Creative Commons Atribuição-NãoComercial-SemDerivações 4.0 Internacional.
RINCÓN, A. I.; ÁVILA, W. D. Una aproximación desde la lógica de la educación al pensamiento
computacional. Sophia: Colección de Filosofía de la Educación, Cuenca, v. 21, n. 1, p. 161-176,
2016.
ROJAS, A.; GARCÍA, F. J. Learning Scenarios for the Subject Methodology of Programming
from Evaluating the Computational Thinking of New Students. Revista Iberoamericana de
Tecnologías del Aprendizaje, Vigo, v. 13, n. 1, p. 30-36, 2018.
ROMERO, M.; LEPAGE, A.; LILLE, B. Computational thinking development through creative
programming in higher education. International Journal of Educational Technology in Higher
Education, Nueva York, v. 14, n. 1, p. 42, 2017.
SÁEZ, J.; CÓZAR, R. Pensamiento computacional y programación visual por bloques en el aula
de Primaria. Educar, Barcelona, v. 53, n. 1, p. 129-146, 2017.
SEGREDO, E.; MIRANDA, G.; LEÓN, C. Hacia la educación del futuro: El pensamiento
computacional como mecanismo de aprendizaje generativo. Education in the Knowledge Society,
Salamanca, v. 18, n. 2, p. 33-58, 2017.
VALVERDE, J.; FERNÁNDEZ, M.; GARRIDO, M. El pensamiento computacional y las nuevas
ecologías del aprendizaje. Revista de Educación a Distancia, Murcia, v. 46, p. 1-18, 2015. Disponible
en: <http://uaemex.redalyc.org/articulo.oa?id=54741184003>. Acceso en: 23 ago. 2018.
VILANOVA, G. E. Tecnología educativa para el desarrollo del pensamiento computacional.
Revista Iberoamericana de Sistemas, Cibernética e Informática, Florida, v. 15, n. 3, p. 25-32,
2018. Disponible en: <http://www.iiisci.org/journal/risci/FullText.asp?var=&id=CA074QW17>.
Acceso en: 12 ago. 2018.
WING, J. M. Computational thinking and thinking about computing. Philosophical Transactions of
the Royal Society of London A: Mathematical, Physical and Engineering Sciences, London, v. 366,
n. 1881, p. 3717-3725, 2008.
ZAPATA, M. Pensamiento computacional: una nueva alfabetización digital. Revista de Educación
a Distancia, Murcia, v. 46, p. 1-47, 2015.
ZAPOTECATL, J. L. Pensamiento Computacional. Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y
Electrónica, Puebla, p. 1-27, 2014. Disponible en: <http://www.pensamientocomputacional.org/
Files/pensamientocomputacional.pdf>. Acceso en: 10 jul. 2018.